• 654929432


Las cámaras de los Smartphones son cada vez más potentes, con características como enfoque automático, estabilización de imagen, lentes dobles o procesamiento digital. Además, como llevamos nuestros teléfonos a todas partes, las tenemos siempre listas para funcionar.
Pero una buena cámara no lo es todo. Por mucha tecnología que utilices, no te servirá de nada si te tiemblan las manos al grabar un video o las fotos te salen borrosas por haberte movido. La forma más fácil de conseguir una imagen estable es con un buen trípode, pero ya que no siempre vamos a disponer de uno, aquí van algunos consejos para sacar buenas tomas sobre la marcha.

PUNTO DE APOYO
Simple pero efectivo. Apoyarte en algo sólido, como un árbol o una pared, te ayudará a conseguir algo de estabilidad adicional. Incluso una farola puede servirte. Procura mantener el teléfono cerca de tu cuerpo y los hombros firmes; puedes girar a izquierda y a derecha en esta posición mientras sigues apoyado.

DESDE EL SUELO
El siguiente paso lógico. Si te tiendes en el suelo con los codos apoyados, el teléfono permanecerá inmóvil en tus manos y podrás sacar fotos y videos mucho más estables. Además, verás el mundo desde una perspectiva totalmente nueva que te permitirá sacar fotos únicas. Por supuesto, este truco no es algo que puedas utilizar en cualquier parte. Para sacar fotos en la naturaleza puede estar bien, pero tenderte en medio de una calle seguramente sea mala idea.
 

EL TRUCO DE LA CUERDA
Este es un truco clásico que se utilizaba con cámaras las réflex. Consigue un cordel largo y delgado y anuda un extremo a tu Smartphone. Pasa la cuerda por debajo de tu pie y ata el otro extremo también a tu teléfono. Tirando del móvil hacia arriba, podrás aprovechar la tensión de la cuerda para ganar estabilidad. Y para resultados aún mejores, puedes probar a atar la cuerda a algo sólido.